• Emergency Message

    Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been the industry's standard dummy text ever since the 1500s, when an unknown printer took a galley of type and scrambled it to make a type specimen book.

  • English-language pangram

    The quick brown fox jumps over the lazy dog

Manejo del resfriado común en ninos, empoderar a los padres es vital

Manejo del resfriado común en niños, empoderar a los padres es vital.

En la época invernal, es normal que aumenten las consultas médicas, ya que las infecciones en vías respiratorias se vuelven muy frecuentes. En la mitad de los casos no se identifica un microorganismo causante de la infección y tan sólo en el 5% de los pacientes son diagnosticados con una infección bacteriana. Para manejar estas infecciones es importante el autocuidado y el tratamiento de los síntomas.

Aunque, muchos padres tienen algunos conocimientos acertados sobre la fiebre, en ocasiones no tienen la confianza para manejarla ellos mismos, por lo que buscan la opinión de los médicos sobre la gravedad de los síntomas. Además de ser el motivo de las consultas, las manifestaciones respiratorias más comunes en atención primaria y urgencias (síntomas inespecíficos de resfriado, tos, dolor de garganta, dolor de oído), llevan a la prescripción de antibióticos, lo que se debe tomar mucho en cuenta y ser sumamente cuidadosos como padres ya no siempre resuelven estos padecimientos.

Mantener informados a los papás sobre la evolución de las infecciones respiratorias es vital para que ellos puedan prever una enfermedad como estas. Por ejemplo, la mayoría (90%) de los niños con amigdalitis y otitis media muestran mejoría entre dos a siete días y siete a ocho días respectivamente, en tanto que la mitad de aquellos con tos aguda, mejoran en 10 días. Por otro lado, el resfriado común persiste entre 10 y 15 días.

Banderas rojas

Hay que ser muy cuidadosos con la salud de los niños y poner mucha atención en los síntomas que presentan, como piel pálida, ceniza o azulada, inactividad (falta de apetito, ausencia de sonrisa, poca respuesta a estímulos, llanto agudo y débil), Respiración anormalmente rápida y, a menudo, poco profunda y poca orina, todas estas son señales preocupantes por la posibilidad de una infección bacteriana grave.

Las infecciones respiratorias suelen ser la principal causa de las fiebres recurrentes, y estas pueden llegar hasta 11 episodios anuales en los niños, sobre todo si tienen hermanos mayores o asisten a guarderías.

Sobre el resfriado común e influenza

El resfriado común es una enfermedad respiratoria provocada por diferentes virus. Los síntomas suelen ser más leves que la influenza y no suelen provocar problemas graves de saludo como neumonía u hospitalizaciones.

El resfriado común puede cursar con fiebre, dolores y fatiga leves, estornudos, congestión nasal y dolor de garganta. La influenza es una enfermedad provocada por diversos virus, que cursa con síntomas similares a los de un resfriado común. En general, los pacientes con influenza están más enfermos que aquellos con resfriado común ya que el tipo de síntomas son más intensos y puede tener complicaciones graves a diferencia del resfriado común.

La influenza ocurre en brotes y epidemias en un gran número de personas, principalmente en el invierno. Las secreciones respiratorias de las personas con influenza contienen muchas partículas virales, por lo que la infección puede transmitirse a través de las gotitas que salen al estornudar o toser. La mejor manera para prevenir la influenza y sus complicaciones es la vacunación anual contra la influenza estacional de los grupos en alto riesgo en el momento adecuado y lavarse las manos varias veces al día.

Los síntomas de influenza pueden incluir fiebre, dolores, escalofríos, dolor de cabeza, malestar en el pecho, tos y fatiga de forma habitual y en mayor intensidad que el resfriado común. A veces pueden cursar con estornudos, congestión nasal, y dolor de garganta, pero no es común.

¿Qué hacer desde casa?

No sólo hay que poner atención en la temperatura, si no también estar atentos a los signos y síntomas de una enfermedad grave o deshidratación.

Para prevenir estas enfermedades debe vacunarse cada año contra la influenza, lavarse las manos, para reducir la propagación de gérmenes, permanecer en casa para prevenir el contagio a otras personas, se puede utilizar Paracetamol o Ibuprofeno el dolor, la fiebre y malestar general y se debe consultar al médico después de 3 días si los síntomas no han reducido.

Bibliografía:

- Centers for Disease Control and Prevention. Disponible en: https://espanol.cdc.gov/enes/flu/season/faq-fluseason-2019-2020.htm [Consultado 28 febrero 2020]